RDGRyN 28-1-2012: el siempre interesante tema de la valoración de las participaciones

Continuando con el recuento de Resoluciones de la DGRyN, el BOE de hoy 20 de febrero publica tres referidas a materias societarias: a efectos estadísticos, 2 confirman la calificación del Registrador y una la revoca.

La RDGRN de 28 de enero de 2012 resuelve sobre una modificación estatutaria adoptada por unanimidad en junta universal referida, en lo que nos interesa, a la transmisión voluntaria por actos intervivos de participaciones sociales así como a su transmisión mortis causa: Se intenta inscribir “un sistema de determinación del valor razonable de las participaciones consistente en que cada dos años la junta general realiza la valoración tomando como base los fondos propios de la sociedad, los beneficios después de impuestos obtenidos durante los últimos dos ejercicios, según balances cerrados al 31 de diciembre y reduciendo en un veinticinco por ciento del pasivo correspondiente al personal. La primera valoración se efectuará recurriendo a la ayuda de un asesor externo especializado, elegido por la junta con el voto a favor del ochenta por ciento de los votos correspondientes a las participaciones en que se divida el capital social, y las restantes con los medios de que disponga la propia sociedad, tomando como base de referencia la efectuada por el asesor externo”.

Se rechaza la inscripción con el argumento de que “el sistema de valoración impuesto, restringe el derecho del socio a obtener el valor real o razonable de sus participaciones en el momento de la transmisión, que no puede confundirse con el valor contable que es el que resultaría del balance, aunque éste estuviera auditado o sometido a la intervención de un experto” y se afirma que se infringe también “el artículo 110.2 LSC en cuanto al sistema de valoración que se remite a los supuestos de separación y cuyo contenido es imperativo”.

Empieza la RDGRyN recordando su propia doctrina favorable a la autonomía de la voluntad en la configuración de sistemas objetivos de valoración de las participaciones sociales (RDGRyN 2-11-2010), que tiene pleno apoyo reglamentario en el 175.2.b) RRM. Pero recuerda también que “han de rechazarse todos aquellos sistemas de tasación que no respondan de modo patente e inequívoco a las exigencias legales de imparcialidad y objetividad, y garanticen debidamente la adecuación de sus resultados al verdadero valor del bien justipreciado. Por eso este centro directivo estimó, que aunque con base en el principio de autonomía de la voluntad pueden admitirse sistemas objetivos de valoración de las participaciones sociales, no cabe atribuir a una de las partes (sociedad o socio) la determinación de su cuantía, como ocurre cuando se atribuye a una persona designada por la sociedad, sea empleado o auxiliar externo o interno, pues con ello se estaría dejando el cumplimiento del «contrato al arbitrio de una de las partes, contraviniendo con ello lo preceptuado por el artículo 1.256 C.c» (menciona la RDGRyN de 19-8-2011). Dice la RDGRyN que “en el presente caso la determinación del valor de las participaciones se deja a la propia junta general, bien a través del experto independiente que ella misma debe nombrar para hacer la primera valoración; bien con los medios de que disponga la propia sociedad, tomando como base de referencia la efectuada por el asesor externo, en las valoraciones posteriores” y continúa afirmando que “en los términos en que se propone la modificación estatutaria no se pueden entender satisfechas las exigencias de objetividad e imparcialidad, pues se deja la valoración al arbitrio de una de las partes, en contravención con lo dispuesto en el artículo 1256 C.c. Esta falta de objetividad concurre incluso en aquellos supuestos en que el derecho de adquisición preferente sea ejercitado por uno de los socios y no por la sociedad, pues la fijación del precio se encomienda, no a un tercero totalmente ajeno a las interesados en la transmisión, sino al designado por un acuerdo mayoritario de los socios en cuya formación ha podido intervenir decisivamente el que pretende la adquisición”. Con estos argumentos, la DGRyN desestima el recurso y confirma la nota de calificación de la Registradora.

En mi opinión creo que debería valorarse el hecho de que el acuerdo de modificación se haya adoptado por unanimidad. Además también creo que el sistema ideado no permite tanta arbitrariedad como parece sugerir la RDGRyN, y que me parece que no es descabellado presumir la idoneidad de un “asesor externo especializado” (expresión tal vez poco estética) que ha sido elegido en votación por al menos el 80% de los votos (y respecto a la afirmación “en cuya formación ha podido intervenir decisivamente el que pretende la adquisición” lo mismo podría decirse si no hubiera intervenido). Por otro lado, si no lo he entendido mal es un sistema llamado a tener actualizado permanentemente el valor razonable de la sociedad, reevaluándolo cada dos años y que por tanto no parece que deba entrar en juego necesariamente cuando aparece la existencia de un “conflicto de intereses” entre las partes como parece sugerir la DGRyN.

Anuncios

3 comentarios to “RDGRyN 28-1-2012: el siempre interesante tema de la valoración de las participaciones”

  1. Juan Bta Fayos Febrer Says:

    Como viene siendo costumbre en este blog, esta resolución esta muy bien elegida y trata un tema importante y polémico. Además de lo apuntado por el autor sobre la unanimidad (que comparto) creo que también habría que incidir en otro aspecto, de los muchos que se podrían tratar sobre esta materia: se trata, en este caso, del régimen de transmisión voluntaria y mortis de participaciones, es decir un “sistema general de valoración” razón por la cual, a mi juicio, la Dirección General le da miedo apartarse de sistemas de valoración objetivos (como pueda ser el sistema de valor razonable previsto para los casos de separación legal) . Esto lo digo, porque hay otra resolución de la DGRN de 2 de noviembre de 2010 (BOE del 23 de noviembre de 2010) que sí que admitió un sitema de valoración casi idéntico al planteado (revisión cada dos años, teniendo en cuenta los beneficios de los úlitmos 4 años, y con intervención para la primera valoraicón de un asesor externo especializado); y en este caso sí que admitió la citada cláusula porque era aplicable a los supuestos “específicos” de separaicón “ad nutum” en los que quedaba en manos de los socios el separse de la sociedad o no. De la resolución que cito hay un interesante comentario, de CAMPINS VARGAS en la RDS número 36 de 2011.
    Un cordial saludo

  2. merchantadventurer Says:

    Pues sí, yo creo que esa RDGRN de 2010 abrió una puerta que luego la de 19 agosto de 2011 y esta misma parece que quieren cerrar.

    Yo me pregunto si en este caso se hubiera admitido la cláusula si el experto lo designara el Registro Mercantil, o si se hiciera siguiendo en todos los requisitos lo que dice la LSC en relación al nombramiento del auditor por la junta -plazos mínimos incluidos-. Dados los argumentos de la DGRyN es posible que sí, con lo que la linea en esto sería más fina que la del fuera de juego

    Agradezco mucho sus aportaciones, siempre interesantes. Saludos

  3. Juan Bta Fayos Febrer Says:

    Gracias a usted por dejarnos participar en el blog; las resoluciones está muy bien elegidas y tratan temas de los que se ven en la práctica.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: