La DGRN insiste: el aumento de capital por compensación de créditos es no dinerario

Publica el BOE de hoy una nueva e interesante Resolución, la RDGRN de 15-2-2012 referida a un supuesto que a priori yo hubiera calificado de ciencia ficción. El tema es un aumento de capital en una Sociedad Nueva Empresa, las ni-ni de las sociedades de capital (quizás exagero un poco, pero por ejemplo, en 2009 se constituyeron 678 SLNE: que en una SLNE haya un aumento de capital ya parece poco probable, que sea por compensación de créditos, aún mas).

Se deniega la inscripción porque lo prohíbe el artículo 443.2 LSC, que sólo admite que el capital social de las SLNE sea desembolsado mediante aportaciones dinerarias.

Extracto a continuación, los argumentos de la DGRN:

Lo primero que debe examinarse es si la compensación de créditos, como contrapartida de un aumento de capital, en una sociedad de esta clase, es una aportación dineraria o no dineraria.

El título III […] distingue claramente entre aportaciones dinerarias y no dinerarias.

Así, cuando se trata de aportaciones dinerarias, siendo indiferente que las mismas se hagan en la constitución de la sociedad o en un aumento de capital posterior a la constitución, la realidad de la aportación debe acreditarse mediante «certificación del depósito de las correspondientes cantidades a nombre de la sociedad en entidad de crédito» o por su entrega al notario autorizante para que sea él mismo el que constituya el depósito a nombre de la sociedad.

En cambio las aportaciones no dinerarias son reguladas, bajo ese mismo epígrafe, por los artículos 63 a 66 LSCDe estos preceptos resulta claro que las aportaciones no dinerarias deben describirse, lo que difícilmente puede ser aplicable al dinero, valorarse en euros, y pueden consistir en bienes muebles o inmuebles o asimilados a ellos, en derechos de crédito y finalmente también en una empresa (lo que englobará la universalidad de los bienes, derechos y obligaciones integrados en su patrimonio).

También se aprecia la esencial diferencia entre aportaciones dinerarias y no dinerarias en la necesidad de informe de experto independiente para las no dinerarias, «cualquiera que sea su naturaleza»

También se revela esta importante diferencia entre aportaciones dinerarias y no dinerarias en el artículo 200 que como circunstancias que debe contener la inscripción de un aumento de capital de una sociedad limitada exige la «identidad de las personas a las que se haya adjudicado las participaciones en los casos en que el contravalor del aumento consista en aportaciones no dinerarias, en la compensación de créditos contra la sociedad o en la transformación de reservas o beneficios». Claramente puede apreciarse en este precepto que se asimilan, a estos efectos, las aportaciones no dinerarias, en cuanto a requisitos para la inscripción, a la compensación de créditos, lo que encuentra su justificación precisamente en el hecho de que esa compensación de créditos es una especie dentro del género de la aportación no dineraria a la sociedad. Efectivamente cuando la sociedad debe una determinada cantidad de dinero, sea a un socio o a un tercero, dicha cantidad quedará reflejada en el pasivo del balance. Como contrapartida de esa cantidad en el activo del balance pueden figurar, bienes, derechos de crédito y también efectivo, bajo el concepto de tesorería, pero el hecho de que se produzca una compensación de un crédito que aparezca en el pasivo del balance por su traspaso a la cuenta de capital, no quiere decir que una partida del activo pase a integrarse en el capital de la sociedad, sino que un pasivo exigible, como es el crédito que el socio o el tercero tiene frente a la sociedad, se convierte en pasivo no exigible al quedar integrado, dentro del mismo pasivo, en el capital de la sociedad. Por tanto en ningún caso la compensación de créditos existentes en el pasivo del balance supone un ingreso de metálico o dinero en la sociedad, sino una mera operación contable

En definitiva, cabe concluir que la diversidad de objetos que pueden ser aportados a una sociedad se subsumen en dos grandes categorías: aportaciones de dinero y aportaciones en especie (es decir que no sean en metálico) llamadas por la generalidad de la doctrina aportaciones «in natura» o no dinerarias y dentro de esta última categoría está la aportación de derechos de crédito y la llamada compensación de créditos como especial modalidad de aumento de capital , figura que, como resulta de la doctrina de este Centro Directivo (R. 15-7-1992), sin perjuicio de su peculiar naturaleza como vía de conversión de deuda social en capital, participa de la naturaleza de las aportaciones no dinerarias.

El notario en su recurso también se refiere al exceso en que incurrió el legislador al realizar la refundición, cuestión sobre la que también se pronuncia la DGRN, negándolo y añade:

“Pero incluso aunque se estimara, como hipótesis meramente dialéctica, que se ha incurrido en una extralimitación por parte del Gobierno en la delegación concedida por las Cortes Generales respecto de los límites de la norma habilitante, la jurisprudencia del Tribunal Supremo no permite descartar sin más la aplicación de la norma que haya incurrido en «ultra vires». En efecto, la sentencia del Tribunal Supremo de 26 de abril de 1988 vino a establecer que todo exceso en la delegación concedida al Gobierno en base al artículo 85 de la Constitución Española, debía tener el valor de una norma reglamentaria. La posterior sentencia del mismo Tribunal de 19 de diciembre de 1990 precisó que si efectivamente se había producido el exceso en la delegación concedida procedía anular el precepto cuestionado, pero mientras no sea anulado el mismo tendrá un valor reglamentario. Dado su carácter reglamentario la anulación del precepto tendrá que venir por la vía del artículo 1.1 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, de jurisdicción Contencioso Administrativa, según la cual los Decretos Legislativos serán susceptibles de recurso contencioso-administrativo cuando excedan de los límites establecidos en la ley delegante”.

Anuncios

Una respuesta to “La DGRN insiste: el aumento de capital por compensación de créditos es no dinerario”

  1. Juan Bta Fayos Febrer Says:

    Parece que la clásica discusión doctrinal cada vez se decanta hacia considerar los aumentos por compensación de créditos como aportaciones no dinerarias. Ésta, junto con las dos Resoluciones reseñadas en este blog el otro día, dan a entender el posicionamiento claro de la DGRN. También existe ya una corriente jurisprudencial en el mismo sentido ( por citar alguna, la ST de la AP de Coruña de 13 de octubre de 2010 [JUR 2010,411770] aunque no es unánime. No obstante queda doctrina muy autorizada (ciertamente bajo la vigencia de la LSRL) que opina lo contrario.
    En orden al artículo 443 parece que su interpretación literal no dé lugar a otra solución, sin embargo, no me parece bien privar las SLNE de mecanismos de capitalización distintos a los dinerarios. Me gustaba más el régimen anterior (exigencia dineraria solo en el momento constitutivo).
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: