En una SL no cabe aumento de capital con cargo a reservas si hay pérdidas

El BOE de hoy 14 de mayo publica dos interesantes Resoluciones de la DGRN. Una de ellas,de 15 de marzo de 2012 vuelve sobre una cuestión que se había tratado recientemente (RDGRN 18-12-2010): si en un SRL puede llevarse a cabo un aumento de capital aumentando el valor de las participaciones sociales, con cargo a reservas por prima de emisión, reservas y resultado positivo del ejercicio (por un total de 243.179,90 €) cuando existe un saldo negativo como resultado de ejercicios anteriores superior a esa cifra (es de 268,122,49 €). El registrador deniega la inscripción por considerar que no existe saldo suficiente. El recurrente considera que se han utilizado las reservas a que refiere el artículo 303 LSC y (curiosamente -también se citaba en la de 2010-) cita la ausencia en nuestra LSC de una norma como el parágrafo 208.2 de la Aktiengesetz que no permite el aumento del capital con cargo a reservas si en el balance figuran pérdidas.

La diferencia principal con la Resolución de 2010 es que en ella se resolvía sobre una cuestión anterior a la entrada en vigor de la LSC, si bien recuerda la DGRN que el fundamento esencial sigue siendo el mismo, la protección del principio de realidad del capital social y por tanto la prohibición de crear participaciones sociales que no respondan a una efectiva aportación patrimonial a la sociedad.

Dice la DGRN (con argumentos muy parecidos a los de la Resolución de 18-12-2010): “Esta exigencia, en la hipótesis de ampliación del capital con cargo a reservas, se traduce en la necesidad de adecuada justificación de la efectiva existencia de esos fondos en el patrimonio social y su disponibilidad para transformarse en capital, justificación que según el legislador deberá consistir en un balance debidamente aprobado por la Junta General con una determinada antelación máxima (artículos 296 y 303 LSC). Resulta por tanto necesario acreditar que el valor del patrimonio neto contable excederá de la cifra de capital social y de la reserva legal hasta entonces constituida en una cantidad al menos igual al importe de la ampliación, es decir, la existencia de un efectivo contravalor patrimonial no desvirtuado por otras partidas del activo o del pasivo del balance. El aumento de capital con cargo a reservas es una modalidad de autofinanciación empresarial caracterizada por una simple operación contable, en cuanto implica una transferencia de fondos de una cuenta a otra del pasivo del balance, por lo que como tal no supone alteración patrimonial cuantitativa alguna dado que los recursos propios –suma de capital social y reservas– seguirán siendo los mismos; y otro tanto cabe decir del patrimonio social. Lo que sí supone es una modificación cualitativa de dicho patrimonio, pues los fondos así transferidos pasan del régimen de disponibilidad de que gozaban como reservas a la indisponibilidad a que quedan sujetos como capital. Por tanto, un requisito esencial para la capitalización de las reservas o beneficios no es sólo que tengan la consideración de recursos propios, sino también que sean de libre disposición, dado que la capitalización es una de las formas a través de las que la sociedad ejerce su facultad de libre disposición sobre ellas. Por disponibilidad de las reservas ha de entenderse, por tanto, la libertad para aplicarlas a cualquier fin, entre ellos el de reparto entre los socios. Y esa aplicación de las reservas tan sólo es posible en tanto no existan perdidas que hayan de enjugarse previamente. El artículo 273.2 LSC limita la libertad de la Junta General a la hora de aplicar los resultados, en primer lugar el positivo del ejercicio corriente, pero también el reparto de las reservas de libre disposición en tanto el valor del patrimonio neto contable no siga siendo tras el reparto superior al capital social. Es más, resulta de la lógica del sistema que también debería incluirse junto al capital, la reserva legal en el porcentaje legalmente exigido a la hora de computar el posible excedente de patrimonio neto que quede de libre disposición. En definitiva, la libre disponibilidad de las reservas viene limitada por la función que están llamadas a desempeñar: la cobertura de pérdidas contabilizadas. Y si no son plenamente disponibles no reúnen los requisitos legalmente exigidos por el artículo 303 LSC para su capitalización. A pesar de que ni en nuestra Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada antes, ni en el actual TRLSC–como señala el recurrente– exista un precepto como, por ejemplo, el parágrafo 208.2 de la «Aktiengesetz» alemana, que proscriba expresamente el aumento del capital con cargo a reservas si en el balance figuran pérdidas, es indudable que lo importante no es el mero reflejo de la partida de reservas en el balance que sirva de base a la ampliación, sino la efectiva existencia de excedente del activo sobre el capital anterior y el pasivo exigible, según dicho balance, aunque las vicisitudes económicas de la sociedad, posteriores a aquél, puedan determinar luego la eliminación de esas pérdidas”.

LA DGRN, por tanto, confirma la calificación del registrador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: