La reina y el buen gobierno

Me vino muy bien el discurso de la Reina de Inglaterra de la semana pasada, con sus referencias a temas de Corporate Governance y del que tuve conocimiento gracias al blog del Profesor Sánchez-Calero (con otra referencia aqui). Digo que me vino muy bien porque no todos los días puede ir uno a clase y decir, “¿se acuerdan de lo que decía la semana pasada de las votaciones consultivas?. Pues la Reina de Inglaterra opina igual” (más información aquí). Añadí que en realidad leía el plan de acción del Gobierno, aunque en voz baja para no romper el efecto de mis anteriores palabras.

En nuestro ordenamiento esa anomalía que es la votación consultiva (cfr., por ejemplo, de nuevo la opinión del Prof. Sánchez-Calero en el momento de la modificación) se encuentra en el artículo 61 ter 2 de la Ley de Mercado de Valores redactado por la Ley de Economia Sostenible. Por cierto es tremendo como en la primera ocasión que se presenta se empieza a deshacer el camino andado previamente al llevar a la LSC los aspectos societarios que estaban en la LMV: este 61 ter 2 es una regresión.

El informe anual sobre las remuneraciones de los consejeros, la política de remuneraciones de la sociedad aprobada por el Consejo para el año en curso, la prevista para años futuros, el resumen global de cómo se aplicó la política de retribuciones durante el ejercicio, así como el detalle de las retribuciones individuales devengadas por cada uno de los consejeros, se difundirá y someterá a votación, con carácter consultivo y como punto separado del orden del día, a la Junta General ordinaria de accionistas.

Por cierto, las Casa Reales también tienen problemas de Governance. Como en la empresa familiar, el problema de la sucesión es el más delicado, pero también se plantean otros, como el papel de los colaterales, los que no son de la familia, a veces cuando dejan de serlo y otras cuando lo siguen siendo (me acuerdo de aquella RDGRN de 1974 que no admitió la cláusula que obligaba a la viuda que contrajese nuevo matrimonio a vender sus acciones). Empleando el consabido recurso a la SA como técnica de organización a lo mejor una solución sería su conversión en sociedades anónimas. Peor de lo que ha ido con los clubes de fútbol no puede ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: