Pérez, Bale y la business judgement rule

Aquel verano del 92 tuve la ocasión de asistir a un excelente curso en la UIMP dedicado al derecho de sociedades. Recuerdo mucho aquellas conferencias, fue una semana de intensa inmersión con la mejor doctrina. Entre otros muchos temas se trató de la entonces reciente reforma del marco regulador del deporte profesional. La Ley del deporte y el consabido decreto de desarrollo que supusieron la conversión en sociedades anónimas deportivas de casi todos los clubes de fútbol (afectó también a otros deportes profesionales). Recuerdo que me sorprendió un poco la opinión del ponente cuando decía que la conversión en SADs implicaría una mayor profesionalización en la gestión y que en definitiva las cosas iban a mejorar, que determinadas conductas -también de los aficionados- iban a quedar atrás. Aunque había ejemplos de nuestro entorno que invitaban al optimismo, nunca estuve muy convencido del encaje entre fútbol y Derecho mercantil. Recuerdo haber pensado algún tiempo más tarde que sería bueno intentar aplicar alguno de los supuestos de la Ley de Competencia Desleal -por ejemplo la denigración- a algún presidente lenguaraz. Hoy en día la relación entre las SAD y las normas mercantiles se produce por regla general cuando entran en Ley concursal -expresión de uso tan habitual que debería ser recogida por el legislador, para demostrar que es sensible a los hallazgos lingüísticos de nuestros creadores de opinión-.

Ahora se habla del fichaje de Bale y de su coste. Después de las palabras de Martino hoy ha hablado Zidane en términos parecidos. Aunque no les falta razón, creo que aquí no hay moral que valga. Por más que recientes desinversiones (Villa, Kaká o en su momento Ibrahimovic) sean descritas como fracasos económicos no se me ocurre mejor juicio para el responsable de la compra que aplicar la business judgement rule: The business judgment rule is a presumption that in making a business decision, the directors of a corporation acted on an informed basis, in good faith and in the honest belief that the action taken was in the best interests of the company. (Puede verse aquí una breve referencia a cuenta del célebre caso Disney). En el mundillo se dice que si es caro o barato se verá en función de su rendimiento. En nuestro mundillo, si aplicamos la BJR da igual el resultado deportivo. Que no corra la voz, que querrán incorporarse en Delaware.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: