Escasa motivación de la calificación negativa, aumento de capital e identificación de participaciones: la DGRN de 19-7-2013

El BOE de hoy 23 de septiembre no nos trae todavía la Ley de Emprendedores (siempre causa extrañeza que una Ley tarde más de un par de días en llegar al BOE: a menudo vienen luego seguidas de una corrección de errores) pero sí una lluvia de Resoluciones de la DGRN. Si no he contado mal, son 20, de las cuales 4 son referidas a calificaciones de Registradores Mercantiles. Las confirmadas ganan por 3 a 1 a las revocadas.

La RDGRN de 19-7-2013 vuelve sobre cuestiones conocidas. Una, de carácter previo, la otra de fondo. Se deniega la inscripción de una escritura de aumento del capital social de una SL con aportaciones dinerarias y no dinerarias. En la calificación impugnada la registradora se limita a expresar que no se cumplen «ninguno de los requisitos previstos en los artículos 59, 63, 78 y 295 y siguientes de la LSC». Se solicita calificación sustitutoria, que confirma la inicial, a la vez que es más explícita: “[las] aportaciones no dinerarias no se identifican de la manera señalada en la legislación alegada, ni tampoco se especifican las participaciones entregadas a cambio por dichas aportaciones no dinerarias, no quedando por tanto el requisito de efectivo desembolso de aportaciones cumplido“.

La primera cuestión que se discute se refiere a la falta de motivación de la negativa. La DGRN recuerda que “cuando la calificación del registrador sea desfavorable es exigible, según los principios básicos de todo procedimiento y conforme a la normativa vigente, que al consignarse los defectos que, a su juicio, se oponen a la inscripción pretendida, aquélla exprese también una motivación suficiente de los mismos, con el desarrollo necesario para que el interesado pueda conocer con claridad los defectos aducidos y con suficiencia los fundamentos jurídicos en los que se basa dicha calificación” […] “no basta con la mera cita rutinaria de un precepto legal (o de Resoluciones de esta Dirección General), sino que es preciso justificar la razón por la que el precepto de que se trate es de aplicación y la interpretación que del mismo ha de efectuarse […] , ya que sólo de ese modo se podrá combatir la calificación dictada para el supuesto de que no se considere adecuada la misma“. Dicho esto, se recuerda igualmente (con cita de abundantes precedentes) que “aunque la argumentación en que se fundamenta la calificación haya sido expresada de modo ciertamente escueto, es suficiente para la tramitación del expediente si expresa suficientemente la razón que justifica dicha negativa de modo que el interesado haya podido alegar cuanto le ha convenido para su defensa como lo acredita en este caso el mismo contenido del escrito de interposición, y por ello procede entrar en el fondo del asunto“. Entrando en detalles, señala la DGRN que “la nota de calificación de defectos se limita a expresar que no se cumplen «ninguno de los requisitos previstos en los artículos 59, 63, 78 y 295 y siguientes LSC». Por su parte el registrador sustituto confirma la calificación recurrida en cuanto que respecto de las aportaciones no dinerarias «… no se identifican de la manera señalada en la legislación alegada, ni tampoco se especifican las participaciones entregadas a cambio por dichas aportaciones no dinerarias, no quedando por tanto el requisito de efectivo desembolso de aportaciones cumplido». Dado el carácter más concreto y circunscrito de la definición del defecto que se contiene en esta segunda calificación, con tal delimitación se ha de entender confirmada la primera, y por ello el presente recurso se limita exclusivamente a la cuestión relativa a la especificación de las aportaciones no dinerarias y de las participaciones entregadas a cambio de las mismas”.

En lo que se refiere a la cuestión de fondo hay dos aspectos distintos que se tratan: Por una parte, se da por buena la manera en que se describe la aportación de acciones de sociedades cotizadas: En la escritura calificada se expresa que se aportan «132 acciones de Nissan Motor Ibérica, S.A. valoradas en 132 euros y 144 acciones de Sniace valoradas en 116,64 euros», consistiendo por tanto la aportación efectuada precisamente en acciones de sociedades cotizadas y dada su completa fungibilidad, a estos efectos, se puede considerar que existe una descripción suficiente ya que la inclusión de referencias técnicas individualizadoras de este tipo de acciones no añadiría ninguna garantía más ni a socios ni a terceros. De otra parte, “Por lo que se refiere a la numeración de las participaciones sociales atribuidas (o, como expresa el artículo 190 RRM, «la numeración de las participaciones asignadas en pago»), la razón de tal exigencia, como ha expresado en otras ocasiones este Centro Directivo (RR 25-9-2003 y 20-4-2012), ha de buscarse en el régimen de responsabilidad por la realidad y valoración de los bienes aportados que establece el artículo 73 LSC, responsabilidad que se establece no sólo respecto de los fundadores (como acontece en la SA –art. 77–) sino también a cargo del círculo de personas más directamente relacionadas con el acuerdo y negocio de aportación, entre las que incluye a quienes adquieran alguna participación desembolsada mediante aportación no dineraria. Siendo así, la determinación de qué participaciones son las asumidas mediante el desembolso de cada una de esas aportaciones no dinerarias permite identificar en el futuro a uno de los sujetos legalmente responsables de la realidad y valor de tal aportación”.

No se dice nada más y hay un salto un tanto abrupto. No hubiera estado de más, en mi opinión, haber explicitado que esa era la razón última de confirmar la calificación negativa. En efecto, la resolución pasa del párrafo anterior a recordar que por razón de la concreción del objeto de la Resolución al contenido de la calificación y de los motivos de impugnación, tampoco cabe entrar ahora en otras posibles consideraciones, como las relativas a que en el título presentado no consta acreditado se haya emitido el informe de los administradores a que se refiere el artículo 300.1 LSC en sede de aportaciones no dinerarias; cuestión no planteada en la nota de calificación.

Sin más concluye: “Por ello, esta Dirección General ha acordado desestimar el recurso interpuesto, en los términos que resultan de los anteriores fundamentos de Derecho”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: