Practicando el tiro con arco con la DGRN

?????????????????????????????????

A veces con la DGRN tengo la sensación de estar asistiendo a una práctica de tiro con arco, donde nos vamos acercando cada vez más al centro de la diana. Me ha pasado con la reciente Resolución de 19 de marzo de 2014 en la que, revocando el criterio del registrador, se admite la cláusula «las Juntas Generales se podrán celebrar en la localidad donde la Sociedad tenga su domicilio, o bien, dentro del término municipal de la ciudad de Palma de Mallorca, en cuyo caso deberá celebrarse ante Notario» (la sociedad está domiciliada en Santanyí, al sureste de la isla). En un intento anterior se había impedido la inscripción de la cláusula “Las Juntas podrán celebrarse en término municipal distinto de aquél en que la sociedad tenga su domicilio” (RDGRN de 6-9-2-13 comentada aquí).

Un buen ejemplo de Resoluciones que se iban acercando poco a poco al centro de la diana lo hemos tenido en materia de prestaciones accesorias: hasta llegar a la de 18-6-2012 -que comentamos aquí– que admitía como prestación accesoria la exigencia de realizar aportaciones suplementarias de dinero al entender por fin satisfecho el requisito de que la prestación tuviera un contenido concreto y determinado, hubo varios intentos. Las flechas anteriores se habían lanzado en la RDGRN 24-6-1998, en la RDGRN 7-3-2000 –donde se denegó la inscripción porque la cláusula fijaba el límite máximo y se dejaba a la junta concreción ulterior y en la RDGRN 27-7-2001, también por ser la cláusula excesivamente indeterminada: la cláusula era muy similar a la que dio lugar a la RDGRN de 24-6-1998 aunque se había tratado de corregir el defecto, también se erró el tiro.

Anuncios

2 comentarios to “Practicando el tiro con arco con la DGRN”

  1. Martia Says:

    En mi opinión esto demuestra que existen supuestos (más de los que pensamos) en que no cabe sentar doctrina general con una resolución, más allá del caso concreto que analiza, y que los recopiladores y aplicadores de máximas generales sobre las RDGRN pueden fomentar el peligro de cristalizar algunas reglas que no están completamente afianzadas, y que se podrían evitar, en protección de los intereses en juego, por los que no se dan por vencidos, y buscan una solución práctica que la Ley por sí sola no ofrece pero sí permite.

  2. merchantadventurer Says:

    Estoy de acuerdo. La pena es que cuando no se admite una cláusula de este tenor no digan con más precisión qué hay que hacer para que te la admitan. Entiendo incluso que la célebre STS de Canteras Santander podría llegar a interpretarse que el TS no prohíbe todas las cláusulas de rescate, sino “esas” tal como estaban formuladas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: