Separación de socio en sociedad profesional, disolución y criterio de valoración de participaciones

La STS 14-4-2014 (ponente Sancho Gargallo) resuelve sobre el criterio para valorar las participaciones de un socio separado en un caso en que a consecuencia de la separación la sociedad incurre en causa de disolución.

En una SLP de tres socios, uno ingeniero superior con una participación del 6%; un ingeniero técnico (26%) y un delineante (68%) y cuyo objeto social era “la prestación de servicios profesionales de ingeniería, ingeniería técnica y delineación”, el ingeniero superior comunica a los otros dos su decisión de separarse el 9-11-2010. Dos días después los otros dos socios profesionales también comunicaron su decisión de separarse de la sociedad (por cierto, la sentencia de apelación consideró que el ejercicio del derecho de separación por parte de los otros dos socios no respetó el principio de la buena fe -art. 13 LSP-, por lo que lo declaró nulo). El 2-12-2010, la junta general acordó su disolución, por concurrir la causa legal de no haber socios profesionales que pudieran cumplir el objeto social.

El socio que había comunicado su decisión inicialmente pidió que se declarase la eficacia inmediata del derecho de separación ejercitado el 9-11-2010. El juez mercantil reconoció la eficacia del derecho de separación en esa fecha y condenó a la sociedad a abonarle el importe proporcional de sus participaciones, de acuerdo con la valoración que debería realizar el auditor designado por el registro, pero dado que como consecuencia del ejercicio del derecho de separación, la junta acordó la disolución, la valoración debía tener en cuenta esta circunstancia. La Audiencia entendió que el derecho de separación debía producir efectos desde ese mismo día pero la valoración de sus participaciones no debía considerar a la sociedad en liquidación sino en funcionamiento .

Se basa el recurso en que al ejercitar su derecho de separación el único ingeniero superior y constituir objeto de la sociedad la prestación de servicios de ingeniera, la sociedad incurre en causa de disolución (art. 4.5 LSP), por lo que, al acordarse la disolución, la parte proporcional solicitada por el demandante debía ser respecto del valor de la sociedad en liquidación y no en funcionamiento.

El TS estima el recurso, pues aunque el principio general es que el cálculo se haga considerando que la sociedad está en funcionamiento, si la separación provoca que “la sociedad incurra en causa legal de disolución […], el reembolso de la cuota de liquidación que corresponde al socio que se separa debe realizarse teniendo en cuenta circunstancia. Esto es, el valor de sus participaciones debe realizarse teniendo en cuenta la liquidación de la compañía y se corresponderá con la cuota de liquidación que le corresponda en función de la proporción de su participación en el capital social”. “Lo verdaderamente relevante -continúa diciendo el TS- es que la disolución es consiguiente al ejercicio del derecho de separación, que genera la aparición de la causa legal de disolución. Es cierto que podría subsanarse el defecto en el plazo de seis meses, mediante la modificación de los estatutos sociales para adaptar el objeto social a las actividades profesionales para las que están capacitados y habilitados sus socios profesionales (art. 4.5 LSP), pero se trata de una posibilidad, no de una obligación o deber“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: