Bowie, Cristina, Cataluña

Lunes lleno de noticias.

  1. Empezamos la semana con la noticia del fallecimiento de David Bowie, justo unos días después de que apareciese su último disco y de que cumpliera 69 años. Incluso aquí habíamos aprovechado su arte para ilustrar una entrada sobre juntas celebradas por videoconferencia. Bowie da incluso para una entrada mercantilista, como atestigua, por ejemplo los artículos que le ha dedicado hoy mismo el FT a cuenta de la titulización de su catálogo previo a 1990: ‘Bowie Bonds’ blazed a trail through capital markets y A short history of the Bowie Bond. Bowie, el músico, el actor, el anticipador de tendencias … el personaje que nos ha acompañado, siempre un paso por delante de los demás, desde que tenemos uso de razón.

Pongamos música. Seguramente,  mi escena favorita de una canción dentro de una película. Modern Love en Mauvais Sang

 

2. Cualquier otro lunes -o incluso este si no fuera porque Woody Allen me ha dado un título que hace inexcusable referirme al caso-, el juicio iniciado en Palma esta mañana no hubiera merecido un comentario aquí. De entrada, no me gusta comentar litigios en marcha. Me gusta respetar la presunción de inocencia y prefiero no opinar -por escrito- de cuestiones que están sub iudice. En este caso podría aportar como valor añadido alguna información que no es pública y notoria. Anécdotas de sobremesa, si se quiere, que me vienen de distintos sitios, casuales todos ellos, pero bastante próximos: a un nivel de two degrees of separation de varios de los actores (principales) de la obra-. Lamentablemente, tengo la costumbre de respetar de manera escrupulosa el off the record. Como mero opinador externo, solamente apunto que nos convertiremos todos en expertos en la doctrina Botin y que lo que se diga en Palma podrá servir para realizar alguna acotación al margen sobre responsabilidad de administradores.

3. La investidura del nuevo president de la Generalitat me deja, como decía la canción, gran inquietud y bajas calificaciones -lo siento, alumnos-. La razón esencial, la absoluta falta de conocimiento elemental del derecho que muestran los 70 votantes del sí (y los dos abstencionistas). Imagino que habrá quien en su ignorancia se crea eso del mandato democrático (tengo en el horno otra reflexión sobre eufemismos y subversión del lenguaje) pero da igual.La ignorancia del derecho no exime del cumplimiento de las reglas elementales (ni las menos elementales, claro).

Hay que repetir hasta cansarse que para modificar un marco legal lo primero que hay que hacer es respetar las normas que preve ese marco legal para  ser modificado. Me parece tan absurdo tener que escribir eso, que vuelvo a Bowie y su música. Solo, o en compañía de otros.

En el homenaje a Freddie Mercury, con Annie Lennox una estupenda Under Pressure. En Berlin, como no, homenajeando a Bertold Brecht y Kurt Weill. Con Jagger haciendo una gloriosa versión de Martha Reeves & The Vandellas, grabada para el Live Aid en 1985 de un tirón, deprisa y corriendo. Y con Arcade Fire demostrando que nadie como él para captar el Zeitgeist.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: